Diezminutos.es
TV
Buscador
Buscador

Son tres de los favoritos para ganar el concurso de cocina

Lomana, Vaquerizo y Dell'Atte, duelo entre fogones en 'Masterchef Celebrity'

Discusiones, desmayos, puñaladas… Carmen Lomana, Mario Vaquerizo y Antonia Dell'Atte han convertido 'Masterchef Celebrity 3' en una competición de habilidades y orgullo, los domingos en La 1.

Ignacio Herruzo / Fotos: R. Tejedor
Imprimir

Masterchef Celebrity 3

Una es tranquila y paciente, y elabora sus platos con tanta calma que le acusan de no tomárselo en serio, y la otra, puro fuego. Él un terremoto que canta, grita y baila y que pone de los nervios a más de uno. ¡Y se llevan mal! La guerra en la tercera edición de Masterchef Celebrity está servida. En este cruce de fuego entre Carmen Lomana y Antonia Dell’Atte –“Un duelo de divas”, según la presentadora Eva González–, está Mario Vaquerizo, amigo de la primera e ídolo de la segunda. “A Carmen ya la conocía y a Antonia la he descubierto y es estupenda. Me siento reflejado en esa capacidad que tiene de reírse de sí misma”, reconoce el cantante de las Nancy Rubias, que trata de explicar la relación entre sus compañeras: “Chocan porque no son tan diferentes. Durante la grabación había una especie de rivalidad por ver quién tenía el carácter más fuerte, pero lo bonito es que en las pruebas de exteriores iban juntas como las de Puerto Urraco y nos dejaban desconcertados”.

mario

Bajo presión y sin callar
Las aludidas también tienen algo que decir. “Antonia tiene mucho carácter y es muy difícil convivir con ella –señala Carmen–. Llegó un momento en que se dio cuenta de que se estaba pasando tres pueblos y recapacitó, porque yo no puedo estar cocinando en exteriores con una presión horrible y tener a una persona hablando todo el rato”. La exmodelo contraataca: “No ha sido una guerra de divas porque ella no lo es. Esto es un talent show y yo tengo conocimientos de cocina. Yo he aportado el talent y ella el show”.

Pero no solo muestra rencor hacia la empresaria; se queja también del resto de concursantes: “Soy la única italiana y había un plan entre ellos para echarme, porque sabían que era la más poderosa. Ha habido una competitividad tremenda, incluso con alguna que otra puñalada, pero como personas son fantásticas”. Dejando a un lado las rencillas, se ponen de acuerdo los tres al hablar de la dificultad de las pruebas.

lomana

Un examen a los 44
“Participar en Masterchef es como ir al psiquiatra, se ha convertido en la mejor terapia del mundo 
–confiesa Mario–. No es fácil ser examinado constantemente a los 44 años. Tenía unos sofocones que me hacían llorar de rabia por no hacerlo bien, y de tristeza y alegría. Y me he dado cuenta de que me gusta ganar. Ha despertado en mí un lado competitivo que no sabía que tenía”.

El marido de Alaska se apuntó porque su hermana Marta es fan del programa y podía ofrecer una imagen muy distinta: “En mi faceta de mánager soy muy germánico. No tengo que demostrar que soy serio y responsable con lo que hago, pero vais a ver a otro Vaquerizo más intenso”.

Carmen cree que es suficientemente conocida, aunque la gente va a disfrutar mucho con ella: “He ido a Supervivientes, me he tirado por trampolines, he hecho todo tipo de programas y todos saben de mi templanza. Quizá no soy la mejor cocinera, pero se van a reír conmigo porque todo lo que hago sale de mí misma”, dice la empresaria, que llegó a sufrir tanto en las grabaciones que se desmayó: “Me pasó dos veces, pero no me importa. En la primera me recuperé y seguí intentando superarme”.

antonia

La preparación previa
La italiana recomienda a cualquiera que participe en Masterchef, pero advierte de que hay que formarse antes: “Las grabaciones eran muy duras. Me he dejado la piel y he desnudado mi alma en cada entrega. Soy muy pasional. Ni con mi exmarido [Alessandro Lequio] lloré tanto. Ahora necesito un periodo para descansar”. Carmen estaba convencida de que la cocina se le daba bien: “Por eso no me preparé y he recibido toda una cura de humildad”. En el extremo opuesto actuó Mario, que se encerró un mes con sus padres a cocinar y se recorrió varios mercados de Madrid para aprenderse el nombre de todos los pescados: “El saber no ocupa lugar. Es muy importante haberlo hecho para no meter la pata”.

Y el ganador, que se conocerá en la gala número 13, logró la victoria merecidamente, según Carmen: “No me sorprendió. Tenía tres favoritos y ganó uno de ellos”. Su ‘enemiga’ le da la razón: “Sin duda ha sido el mejor”. Y Mario anuncia sorpresas: “Se eliminarán algunos participantes que no lo hacen nada mal, y eso sí que no te lo esperas”.

della-atte

Unas ‘celebrities’ con mucha sal y pimienta
El descontrol y la dureza de 
los jueces se imponen en esta tercera edición, que permite a los famosos mostrar otra cara. Mario Vaquerizo, “caballo ganador” según Jordi Cruz, lloró en el hospital Puerta de Hierro de Madrid al recordar a Bimba Bosé y a David Delfín, fallecidos. 
Y Carmen Lomana sufrió un desmayo por la presión. Mucho tienen que decir Las retales Anabel Alonso y Bibiana Fernández. En el tercer programa participará Saúl Craviotto.

Te puede interesar

Ver más articulos