Diezminutos.es
TV
Buscador
Buscador

Conduce en Divinity '¡Sí, quiero ese vestido!"

Boris Izaguirre: "La televisión me ha hecho disciplinado"

Participante de 'Masterchef Celebrity', donde es uno de los favoritos para llegar a la final, Boris Izaguirre presenta también un espacio sobre vestidos de novia en Divinity. Hemos charlado con él.

Mercedes Arroyo
Imprimir

Boris Izaguirre

¿Cómo surge presentar este programa?
Me lo propuesto Macarena Rey, de la productora Shine, de Masterchef, y le dije que había ido a muchas bodas de amigas, y que nunca me había preguntado por sus vestidos. Y mi mamá se casó con un Dior, color tabaco, por lo civil, y esas eran mis referentes. Y cuando yo me casé, iba con un Gucci y Rubén con un sombrero, en homenaje a su abuelo, que siempre lo llevaba. Y la única foto que hay, en la que fue testigo Gemma Nierga, parecemos dos mafiosos. Pero Macarena me dijo que a mí me llamaba todo enseguida la atención y que empatizo enseguida. Algo necesario para el rol que desempeño en el programa: una embajador entre la asesora del traje, la novia y la familia de la novia. 

No tienes guión, ¿no?
No, pero sí estudiamos los casos y los vestidos, que tienen una historia. Y eso fue lo que terminó de engancharme, porque parece como una novela mía, en la que se incorporan vestidos y novias que quieren cumplir un sueño, como la de la novia que iba a celebrar sus bodas de oro, porque su primera boda no fue así. Ese es uno de los enlaces que más me han impresionado del programa. 

¿Y cómo te sientes compartiendo un momento tan especial con estas mujeres?
Y sea en el siglo XXI, donde las mujeres han ido conquistando otro tipo de terrenos, y siguen teniendo esos sueños. Esa curiosa contradicción es algo que me sigue llamando mucho la atención de este programa. Muchas de las novias son universitarias, son madres y el vestido tiene una trascendencia. Me sigue asombrando que el vestido de novia siga teniendo ese significado para tantas mujeres, de orígenes distintos…

ARC4609

¿Seguías el formato americano? ¿Te ha inspirado algo?
Sí, lo he visto mucho. Me ha hecho gracia que el presentador sea tan canoso como yo. Y su opinión es muy importante. Y yo le he incorporado algunas cosas personales. 

¿Cómo cuales?
Mi histrionismo, mi humor… Hay mucho de mí, como quitarle hierro a las situaciones tensas, es una de mis mejores habilidades. 

Es algo que llama la atención en tu personalidad, que pareces muy serio y luego, de repente, sueltas un chascarrillo…
Sí, yo creo que he conseguido, tras 20 años y mucha exposición en tv, he conseguido ser yo mismo. He cambiado mucho de ciudad y he estado cuatro años en la televisión americana, algo que me ha enseñado a editarme. Me dicen que voy de 0 a 100 y no sabía disfrutar del proceso. 

¿La televisión ha sido una terapia para ti?
Sí, siempre lo ha sido. Ha conseguido todo lo que mis padres querían que fuera y a lo que yo aspiraba: ser una persona disciplinada, con trabajo y con una manera de emitir una opinión. Ha sido maravilloso ser muy popular porque me ha dado mucho orden en mi vida, porque yo no tenía ninguno. Tenía pésima capacidad de concentración y un mal expediente, y eso me ha ayudado a mejorar, a concentrarme y a mejorar. 

novia

¿Recuerdas cómo elegiste tu traje de novio?
Fue en el programa Channel número 4, al que asistió Shakira, y estaba aún sin aprobar lo del matrimonio gay, entonces ella me preguntó que si me iba a casar, y yo le dije que de 23 de enero, que es el cumpleaños de Carolina de Mónaco, y cuando llegué a casa, Rubén estaba furioso porque había desvelado en la tv el día de mi boda, y se enfureció tanto, que le dije que lo organizara todo él. Así que llegó un momento que yo no sabía cuándo me iba a casar. Y, de repente, empecé a ver a amigos por la ciudad que no veía, y empecé a pensar que Rubén ya lo tenía organizado y que debía buscar mi traje. Por eso elegí el de rayas d Gucci, que estaba en mi armario. Mi boda fue muy parecida a la de mis padres. Rubén se lo había currado más porque llevaba un traje nuevo. En 2006 nos casamos, juntos 26 años. Mis padres estuvieron casados 50 años y fueron un referente para sus hijos. Yo creo mucho en este tipo de matrimonios. Aquí hay novias que lo hacen por lo civil, pero quieren llevar el vestido, que supera todo. 

¿Las novias te hacen caso en la elección?
Yo estoy al servicio de que consigan el sueño, pero tb al servicio de la tv. Como me ha pasado en Masterchef, que he aprendido a cocinar de manera profesional, algo de lo que me siento muy orgulloso. Yo defiendo mucho la tv, y lo he hecho toda mi vida. Cuando empecé a escribir guiones de telenovelas, me pareció horrible, pero luego me di cuenta que era algo muy bueno porque me dio muchas posibilidades dentro de la tv. Estoy a favor de ella. A veces en el programa se producen situaciones entre los familiares y la novia y me recuerda como una obra de teatro. 

Se ha descubierto una parte tuya de disciplina y obediencia…
Sí, me recuerda mucho cuando estoy solo delante de mi ordenador, escribiendo, y tus personajes se apoderan de ti y te van guiando. Y con la cocina pasa lo mismo. Al principio te genera miedo, pero luego te vas tranquilizando. Es como la magia del sofrito. 

¿No sabías cocinar nada?
Solo de supervivencia. Me he pasado muchas temporadas solo en Barcelona y cuando estaba en Miami, tb, porque a Rubén no le gusta, y yo tenía que cocinar de latas. Un día aprendí hacer ragout y más. Cuando me llamaron, me dijeron que tenía que vivir la experiencia. Me daba miedo perder mi control. Me ha relajado mucho y luego he ido aprendiendo otras cosas. 

¿Te has formado en la cocina?
Sí, durante un tiempo he ido a muchos restaurantes y tengo un gusto especial con la comida. Gabriel Silva, tío de Alejandra Silva, hizo los arroces de la boda. Y mi hermana Valentina, que vive en Los ángeles, he practicado. Mi prueba del programa fue un plato de mi casa: un chupe de pollo a la manera venezolana. 

borismasterchef

Dell A’tte ha dado mucha guerra…
A mí mucha. Se rodeó de una energía extraña y a todos nos veía como enemigos y las cosas no le salían como ella quería. Cocinar con ella ha sido una de mis peores experiencias, pero yo no la tengo rencor. 

Sorpresas de ambos programas…
Muchas. Son cosas femeninas, que aunque se cuenten, son secretas. La magia de la elección del traje solo puede entenderlo la mujer. Es algo intrínseco. Desde Crónicas… yo no había estado en un programa con tanta importancia. Es mi segundo tren importante de mi vida. Me he dejado llevar y las sorpresas han sido impactantes. MC tiene mucho d secuestro, nunca sabes donde vas. Los jueces lo hacen muy bien. 

Te puede interesar

Ver más articulos