Diezminutos.es
TV
Buscador
Buscador

Es comisario de la exposición 'Leonardo Da Vinci. Los rostros del genio', en Madrid

Christian Gálvez ('Pasapalabra'): "Soy fruto de la perseverancia, la pasión y el autoaprendizaje"

Presentador de éxito gracias a 'Pasapalabra' y apasionado de la figura de Leonardo Da Vinci, así es Christian Gálvez. Charlamos con él sobre su carrera, el concurso de Telecinco y el genio italiano del Renacimiento.

Maribel Escalona / Fotos: Guillermo Jiménez
Imprimir

Christian Gálvez

Para conmemorar el quinto centenario del fallecimiento del artista del Renacimiento Leonardo Da Vinci, llega una muestra única que tendrá dos sedes: el Palacio de las Alhajas y la Biblioteca Nacional. Madrid es la encargada de dar comienzo a una programación, bajo el título Leonardo da Vinci. Los rostros del genio por la que también han apostado Francia, Italia e Inglaterra, y cuyo comisario es Christian Gálvez. Hacemos un recorrido por la obra del genio italiano de la mano del presentador de Pasapalabra.

Gálvez es uno de los grandes expertos en la figura de Da Vinci –sobre quien ha escrito varios libros- y además está involucrado en el proyecto Leonardo DNA Project, que avala esta exposición. Un proyecto internacional cuyo objetivo es completar un perfil genético lo suficientemente extenso como para encontrar el origen de sus habilidades, agudeza visual y sus características faciales. Con esta muestra los asistentes pueden descubrir detalles no conocidos de su obra y de su propia persona como los sueños, logros y fracasos del artista, inmerso en una arquitectura aparentemente inconclusa. Como reclamo principal del recorrido se muestra, por primera vez en España, la Tavola Lucana. “En esta colección se exhibe la mayor colección de libros con grabados auténticos del rostro de Leonardo, desde el siglo XVI hasta hoy en día. Y dos libros auténticos suyos, de manera que la gente va a poder disfrutar de algo que no tiene precio. El retrato de la Tavola Luca, descubierto en 2009 por el historiador Nicola Barbatelli es el único que reúne todas las condiciones (históricas, literarias, artísticas y científicas) para ser considerado el verdadero autorretrato del maestro florentino”, asegura un emocionado Gálvez, mientras nos adentra en la exposición. 

“La historia de Leonardo es en realidad una odisea, la tragedia de un hombre cansado de pintar, célebre en tierras italianas por no concluir los encargos y repudiado por su espíritu crítico e investigador. Una figura extraña por no doblegarse ante ningún dogma y, a la vez, con la actitud camaleónica de corromper sus ideales en busca de una gratitud y un reconocimiento que nunca llegó”, explica Christian.

RT-Christian-281118_53410

¿Tan contradictorio era?
Fíjate: Era vegetariano, pero las únicas recetas que nos ha legado son carnívoras. Era un tipo pacifista y hablaba de honor, pero se vendió dos veces como ingeniero militar diseñando máquinas militares para sobrevivir, a las órdenes de Ludovico Sforza primero y luego a los Borgia. No cumplía los contratos ni la palabra dada…Era bastante desastre.

En la Biblioteca Nacional se muestran los Códices Madrid IyMadrid II.Dos manuscritos donde el artista dejó huella de algunos de los temas que llegó a dominar como la ingeniería, la mecánica y el arte. Los visitantes pueden ver reconstrucciones de máquinas presentes en los códices, así como de uno de sus grandes proyectos: el enorme caballo diseñado para Ludovico Sforza, “que nunca llego a materializarse porque las tropas francesas invaden Milán y el bronce que iba para el monumento al padre de Ludovico, en tamaño natural, se destinó a fundir armas y cañones”, apunta el comisario Gálvez. 

Tu prefieres hablar del Leonardo hombre más que del Leonardo genio. ¿Por qué?
Leonardo fue un fracasado, hasta que triunfa en Francia tres años antes de su muerte. Sé que no es fácil desprender la pátina de genialidad que hemos depositado en su figura a través de los siglos y, sin embargo, no deja de ser más atractiva y más poderosa su efigie de hombre mortal, de carne y hueso, con aciertos y errores, victorias y fracasos. Son los rasgos que hicieron de Leonardo un espíritu especial. A través de esta exposición se puede comprobar que en el universo leonardiano siempre hay más de lo que nuestros ojos ven.

¿Por qué todo lo que hace Da Vinci está rodeado de misterio?
Tal vez porque él nunca ha contado su vida sino que la han contado los demás. En sus cuadros no se sabe si son hombres o mujeres, sólo tienes que mirar La Anunciación: ¿por qué ese ángel tiene las alas de pájaro y no de ángel?, y así tantos otros como pintó.

RT-Christian-281118_53395

¿Dónde se sentía cómodo?
En la búsqueda de la información, en la curiosidad insaciable, en saber cómo funcionaban las cosas, cuál era el límite del hombre…Tenía obsesión con el vuelo; estaba convencido de que antes o después el hombre volaría y él fue el primero en otear ese horizonte. Pero todo lo que oteó y no materializó fue lo que le frustró.

Fue coetáneo con Miguel Ángel. ¿Rivalizaron entre sí?
Los dos recibieron el encargo de representar la victoria florentina en la batalla de Anghiari sobre una pared de la sala del Gran Consejo del Palazzo Vecchio florentino. Uno en una pared y el otro en la de enfrente. Los dos tienen los dos tipos de inteligencia que podemos encontrar en el arte: la inteligencia concentrada de Miguel Ángel porque toda su obra se basa en la fortaleza física e intelectual y la inteligencia expansiva de Leonardo. El primero cambió la manera tradicional escultórica de representar al David y Leonardo cambió la forma de retratar a la mujer en la pintura. Desgraciadamente, una fuerte lluvia se cargó ambas pinturas y los dos perdieron. Miguel Ángel se fue a Roma, donde ya estaba Rafael, a pintar la bóveda de la Capilla Sixtina y cuando Leonardo llega a la capital italiana, era el tipo rarito, que se dedicaba a comprar cadáveres y a analizarlos. Eso acaba molestando a la Curia y tiene que irse a Francia.

¿Él también se definió por sus enemigos?
Sin Miguel Ángel, Leonardo no hubiese sido Leonardo y viceversa. Uno sin el otro no sería tan grande; al fin y al cabo, la competitividad estaba muy presente en el Renacimiento, sobre todo en la búsqueda de los mecenas, que financiaban a los artistas.

Y en Francia pinta La Gioconda, además de otras 30 obras…
Sí, pintó La Gioconda, pero tardó tanto en hacerla como Miguel Ángel toda la capilla Sixtina porque no paró de retocarla durante 16 años. Sabemos que Leonardo pintó una dama, pero no se sabe quién es. Unos dicen que es Lisa Gherardini, Mona Lisa, pero a mí me cuesta llamarla así. Otros dicen que retrató a Francesco, su marido. Otros hablan de una dama florentina, pero no dan la identidad y otra versión dicen que retrató a Gioconda (la jocosa, la dama que sonríe). ¿Es posible que de verdad existan dos cuadros? No se sabe nada a ciencia cierta.

RT-Christian-281118_53415

En tu último libro, que has publicado recientemente, “Gioconda descodificada” aseguras que la mirada de la Gioconda no es de felicidad, como podría deducirse de su sonrisa…
Es que ese cuadro es un producto de marketing que se redescubrió con el romanticismo francés que la colocaron en la categoría de “femme fatale” (cuando antes no le hacía caso nadie) y por una rivalidad intelectual entre Francia e Italia. La enigmática sonrisa de esta mujer han hipnotizado a generaciones, pero yo sostengo que es una pose, una sonrisa impostada porque, en realidad, sólo sonríe con la boca, pero no con los ojos.

¿Qué hay de cierto en la homosexualidad de Leonardo?
A los 24 años fue acusado de sodomía de manera anónima, pero cuando llega el juicio nadie se presentó ni presentó pruebas y resultó absuelto. Pero lo pasó tan mal durante esos dos meses que estuvo en prisión, que tuvo que abandonó Florencia y practicó el celibato durante toda su vida. Aborreció el sexo; decía que si de él dependiera la continuidad de la especie humana, desaparecería porque no practicaría esa cosa tan cerda llamada sexo.

Leonardo deja todo su legado a Francesco Melzi, secretario personal y albacea suyo. 
A él le legó todo su conocimiento y ésta es la única exposición en la que pueden verse todos los facsímiles oficiales del genio (cuadernos que llenaba con estudios, bocetos, experimentos e inventos, que representan un continuo esfuerzo para entender el funcionamiento de la naturaleza a través de la observación directa y la experimentación científica). Pero Melzi murió y donó todo a sus hijos y ellos lo vendieron. Esos trabajos se perdieron y se redescubrieron después de la revolución industrial. Ya había marcas y patentes de aparatos que había creado él- el primer ala delta que planeó o un paracaídas-. Porque él aunó lo arcano con las nuevas tecnologías.

¿Por qué dices que se ha creado una sincronía entre Leonardo da Vinci y tú? 
Me he sentido reflejado en su persona muchas veces, por la forma de afrontar las expectativas. Y lo digo con humildad, pero de lo que estoy convencido es de que no basta con la educación reglada, admiro ese espíritu crítico, científico y artístico que tenía Leonardo. Yo creo en la polimatía (sabiduría que abarca distintos conocimientos), y soy presentador de Pasapalabra, especialista e investigador de Leonardo Da Vinci, escritor… y no quiero elegir. Soy fruto de la perseverancia, la pasión y el autoaprendizaje. Todos los trabajos me hacen mejor profesional, mejor persona y más feliz. El estudio de Leonardo me ha ayudado a eliminar los prejuicios.

Todos tus libros se los dedicas a tu mujer, Almudena Cid. ¿Es lo mejor que te ha dado Pasapalabra?
Se los dedico porque es mi compañera de vida, pero no quiero circunscribir lo que me ha pasado en Pasapalabra solamente al hecho de conocer a Almudena. Me han pasado muchas cosas buenas. Ese programa me ha dado credibilidad, estabilidad, cultura, el amor, tiempo para esparcirlo en otras materias…

RT-Christian-281118_53420

¿Has imbuido a tu mujer tu pasión por Leonardo?
Almudena disfruta del lado humano de Leonardo igual que yo porque sigue siendo una forofa de mi pasión.

Hablando de forofos, el concursante Fran González despierta auténticas pasiones…
Es un tipo brillante que tiene enamorado al equipo y a la audiencia también. Es capaz de saber las dos o tres palabras difíciles que constituyen la llave para llevarse el bote, pero falla en algo corrientito. Es tan meticuloso, tan bueno, tan transparente y tan aplicado –porque compagina las grabaciones del programa con un máster de Virología, dentro de la rama de Biología-que es especial. Es de Oviedo y se ha venido a Madrid hace unos meses a hacer ese Máster –éste sí es de verdad- y sale del plató en el que está grabando durante tres horas y se va derechito, todos los días, a la Universidad. 

¿Mantienes relaciones personales con los concursantes que pasan por tu programa?
Sí, sobre todo con gente que ha estado mucho tiempo, como Paz Herrera, Jose Manuel Lucia, David Leo, Antonio, Rafa…Paz, por ejemplo, va a venir a ver la exposición y alguno de ellos han terminado presentando libros míos. Voy a Santander y me presenta Paz, voy a Barcelona y me presenta David Leo, en Sevilla me ha presentado Rafa.

¿Preparas algún especial navideño del programa?
Sí, pero no te puedo dar detalles concretos porque empiezo a grabar de nuevo dentro de unos días. De todas formas, sé que la iconografía de los programas navideños va a cambiar mucho respecto a un programa normal y que haremos especiales de Navidad, Fin de Año y Reyes, con niños, como hemos hecho otros años.

Ya nadie recuerda que pasaste por el irreverente programa Caiga quien caiga. O que debutaste a los 15 años en Médico de familia… ¿Aspiras a hacer algo diferente en televisión?
También he presentado el programa Tú si que vales durante cinco años, ¿te acuerdas?. Mira, una vez que has probado el prime time siempre quieres volver, pero nunca lo cambiaría por Pasapalabra; en todo caso, lo compaginaría. Siempre digo que soy como un jugador de fútbol; el que manda es el míster y el día que decida que haga otra cosa, estoy abierto, pero siguiendo en Pasapalabra como el capitán que no abandona a su barco.

RT-Christian-281118_53407

De momento sé que participas en la nueva tanda de programas de Mi casa es la vuestra, de Bertín Osborne.
Hemos estado Almu y yo en la casa de Madrid de Bertín. Hablamos cada uno de nuestra trayectoria, de nuestra admiración profunda y nuestra trayectoria sentimental. Al fin y al cabo, hablamos de la parte personal más que de la profesional, que es el objetivo del programa de Bertín. Le admiro porque es natural y dice siempre lo que le da la gana, caiga quien caiga.

¿Estás preparando ya otro libro?
No. Tengo que terminar la trilogía del Renacimiento, que es ficción. Escribí sobre Leonardo, sobre Miguel Ángel y para el 2020, que es el quinto centenario de la muerte de Rafael, saldré con Salvar a Rafael, donde la mujer jugará un papel muy importante durante el Renacimiento, que fue tan masculino como femenino. Y empiezo a vislumbrar un nuevo ensayo, pero para cuando acabe la exposición. Soy como Leonardo, que no sé disfrutar, pero esta exposición sí quiero disfrutarla un poquillo.

Te puede interesar

Ver más articulos